Connect with us

Hi, what are you looking for?

KE Magazine Sotogrande

Alimentos

ALTERNATIVA ECOLÓGICA

A menudo usamos o escuchamos conceptos que parecen haber llegado para quedarse en la biblioteca de materias que más preocupa al ciudadano, especialmente debido a la repercusión sobre la propia existencia humana.

El calentamiento global o el efecto invernadero son solo algunas de esas realidades que han llevado a popularizar la preocupación por el cambio climático. Otra inminente realidad que la ONU define como el “cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables”.

Por otro lado, nos topamos con otra tendencia cada vez mayor por gozar de salud, que la OMS atribuye al “estado completo de bienestar físico y social de una persona” y no solo la ausencia de enfermedad. Una definición que se afianzó a partir de los años 50, cuando se constató que el bienestar humano trasciende a lo físico. Entrando entonces en juego la adaptación del medio biológico y sociocultural, la alimentación, las relaciones familiares y los hábitos.

Valorando cada uno de estos conceptos, prioritarios para la perpetuidad del ser humano en óptimas condiciones, cabe mejor que nunca detenernos en la importancia del consumo de productos ecológicos, por sus beneficios tanto a nivel personal como para el medio ambiente. Y para ahondar más en el tema, hemos contado con la experiencia y la valoración de Blanca Entrecanales, fundadora de Dehesa El Milagro, granja ecológica con epicentro en Toledo, que trabaja con otras granjas asociadas en distintas localizaciones.   

La demanda de productos ecológicos ha ido en aumento con los años, debido a que existe una mayor preocupación por la salud y el medio ambiente. “Todo va de la mano. Cada vez hay más concienciación y la empresa que no se ocupa de la sostenibilidad se queda atrás. Hay muchas que están haciendo cosas muy novedosas, pero también hay mucho eslogan hueco por parte de otras”, compartía Blanca. En cuanto al consumo del producto ecológico decía: “la preocupación es real, hay más concienciación y una gran preocupación por la salud a través de la nutrición, especialmente entre los 25 y los 40 años”.

Según el Informe Anual de la Producción Ecológica en España presentado este año por Ecovalia (asociación nacional de referencia para los profesionales del sector ecológico), 2019 ha sido un año de éxitos porque nuestro país sigue creciendo en producción ecológica. España continúa dentro de los diez países de mayor mercado a nivel mundial y es que en sólo tres años, los consumidores españoles han aumentado sus compras en 700 millones de euros.

La tendencia se afianza, cada vez compramos más productos ecológicos y su consumo creció un 16,4 por ciento y más del 96 por ciento desde 2012. “Ha habido un gran cambio en el sector por cuestiones ambientales y porque el consumidor es cada vez más consciente de cuidarse y cuidar el planeta”, reflexionaba Entrecanales.

Granja ecológica

Para entender los beneficios del producto ecológico, primero hay que conocer cómo se trabaja en una granja ecológica y cuáles son sus objetivos. Básicamente, una granja ecológica es una explotación en la que se combinan distintas vertientes agroganaderas, propiciando sinergias entre ambas. Instalaciones en las que la ganadería se gestiona basándola en un sistema de pastoreo rotacional (vacuno y ovino) en los prados, favoreciendo la ganadería regenerativa. Y en cuanto a los cultivos, se caracteriza por la ausencia total de químicos.

La gestión de la agricultura y la ganadería al son de la naturaleza, contribuye el alcance de sus principales objetivos, que nos recuerda la fundadora de El Milagro: la producción de alimentos saludables, libres de químicos, haciéndolo de una forma respetuosa con el medio ambiente. “La producción de la agricultura y la ganadería en ecológico entiende la producción desde un punto de vista sostenible y persigue favorecer la fertilidad, la actividad biológica del suelo y la biodiversidad”.

La primera en agradecer el cambio de hábitos alimenticios eligiendo lo ecológico es la salud, ya que su consumo evita problemas de salud a nivel hormonal, de alergias o de migrañas, entre otros. Según explicaba Blanca, estas patologías pueden tener su origen en la acumulación de químicos en nuestro cuerpo que, ingeridos de una forma mínima pero repetida, pueden ser dañinos.

Por tanto, queda de manifiesto que el modelo de producción ecológica pretende, ante todo, el equilibrio natural del entorno, asegurándose así una mejor producción. Y cuando decidimos consumir el producto resultante, no solo beneficiamos a nuestro organismo, sino que estamos favoreciendo al planeta.

Texto: Reyes Seijas / Fotos: Dehesa El Milagro

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *