15 49.0138 8.38624 arrow 1 both 1 4000 1 fade http://www.kemagazinesotogrande.com 300 true 4000
Contacto: Tlf. 655 925 733 / direccion@kemagazinesotogrande.com

Descorche

por admin
22 diciembre, 2016
1002 Vistas
Trabajo y tradición se fusionan en el arte del descorche. Una práctica ancestral que ha atravesado siglos y generaciones. Las primeras referencias históricas acerca del uso del corcho se remontan al imperio romano. Entonces, se utilizaba para la conservación del vino en ánforas, que tapaban con un trozo de corteza del alcornoque envuelto en resina....

Trabajo y tradición se fusionan en el arte del descorche. Una práctica ancestral que ha atravesado siglos y generaciones.

Las primeras referencias históricas acerca del uso del corcho se remontan al imperio romano. Entonces, se utilizaba para la conservación del vino en ánforas, que tapaban con un trozo de corteza del alcornoque envuelto en resina. Posteriormente y tras la caída del imperio romano no se tiene documentación sobre la utilización del alcornoque. Siendo en el siglo XVII, cuando el moje Don Pierre Perignon descubrió y comercializó para los vinos burbujeantes el uso del tapón de corcho, que en aquel entonces era cónico para facilitar el taponado manual.

En 1750 se instaló la primera industria taponera en Agullana (Gerona) y durante dos siglos, la actividad económica en torno a este sector se desarrolló a pasos agigantados. El crecimiento de la actividad en Andalucía vino a partir de principios del siglo XIX, cuando el precio del corcho había alcanzado cotas más altas pero, al mismo tiempo, había empezado a carecer. Lo que provocó que los empresarios catalanes decidieran abrir fábricas en Andalucía y Extremadura, donde el número de alcornoques era mayor.

La extracción de la corcha del alcornoque o chaparro, como otros lo llaman, forma parte de un oficio para el que a día de hoy no existe una formación reglada, pero para el que se necesita una minuciosa especialización. Hasta hoy, el aprendizaje se ha adquirido a través de la práctica, en la tarea que cada temporada (desde junio hasta agosto) reúne a arrieros, mulos, cuadrillas de corcheros, etc. en los montes.

Hablamos con Paco Benítez, uno de los empresarios con más veteranía en este sector. Dedicado al corcho desde 1985, el responsable y gerente de Agrícolas Benítez, nos contaba el proceder en este trabajo y la realidad que atraviesa el sector corchero y el alcornoque en sí.

El oficio genera cada año miles de puestos de trabajos directos e indirectos en toda Andalucía, pero especialmente en el Parque de Los Alcornocales. Todo en torno a la búsqueda de una materia prima, cuya extracción apenas ha variado en los últimos 30 años.

El alcornoque es una especie propia del mediterráneo, lo que explica que las 167.767 hectáreas del Parque de Los Alcornocales sean el centro neurálgico y fuente de abastecimiento fundamental para la producción del corcho en Andalucía y España.

La primera pela de un alcornoque se realiza cuando este tiene entre 30 ó 40 años. Para las próximas, el tiempo transcurrido es de 9 años. Yes a partir de la tercera pela cuando el corcho empieza a ser de mayor calidad y se puede destinar a la fabricación de tapones para las botellas de vino.

Aunque el descorche propiamente dicho se lleva a cabo durante los meses de verano, cada año los montes requieren un intenso trabajo de preparación de las veredas. Se hace así porque tanto la saca del corcho como su carga tienen que ser manual y artesanal. Por lo que llegado el momento en que los mulos tengan que atravesar los caminos para su transporte hasta los camiones, puedan hacerlo sin obstáculos.

Las corchas obtenidas deben ser rápidamente trasladadas, cuanto menos humedad pierdan, más valor tienen. Después se clasifica por calibre. Y la calidad la determinada la porosidad. A menos poros, mayor calidad tendrá. Debe ser secado al sol en la fábrica durante un año y después de este tiempo se cuece y se procede al recorte.

Paco Benítez también nos hablaba de las dificultades con las que se encuentra el sector. Por una parte, la necesidad de un mayor interés e implicación de los organismos competentes, que unida a factores naturales como la sequía o las agresiones de la contaminación, provocan consecuencias poco prometedoras en la vida de muchos ejemplares de esta especie.

Portugal es actualmente la mayor comercializadora del corcho extraído en los montes españoles. En este sentido, el uso más frecuente que se le da y de más alto valor económico es el de tapones para las botellas de vino. Aunque es cada vez mayor su uso como material aislante, que unido a su escaso peso y al hecho de ser un material ignífugo, explica su creciente uso en la industria aeroespacial.

Solo los que han aprendido el oficio desde muy jóvenes y han pasado largas jornadas en el campo conocen a fondo la rutina y bondades de este oficio ancestral, donde la experiencia y el trato responsable son claves para el futuro del descorche.

COMENTARIOS 0

LEAVE A REPLY

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.