15 49.0138 8.38624 arrow 1 both 1 4000 1 fade http://www.kemagazinesotogrande.com 300 true 4000
Contacto: Tlf. 655 925 733 / direccion@kemagazinesotogrande.com

Espacios para soñar

por admin
14 diciembre, 2017
371 Vistas
Nos pidieron colaboración para crear este jardín en el Puerto de Santa María. Como las dimensiones de la parcela no eran muy grandes, tuvimos que agudizar mucho nuestro ingenio para sacar espacio y así ver cumplidoS los sueños y necesidades de sus moradores.   La piscina se ubicó en un lateral de la casa, aprovechando...

Nos pidieron colaboración para crear este jardín en el Puerto de Santa María. Como las dimensiones de la parcela no eran muy grandes, tuvimos que agudizar mucho nuestro ingenio para sacar espacio y así ver cumplidoS los sueños y necesidades de sus moradores.

 

La piscina se ubicó en un lateral de la casa, aprovechando un amplio pasillo existente, y así dejamos exenta la zona trasera para el disfrute de una pradera, sin obstáculos que la limitaran. En esta zona de la finca antes había una enorme pendiente, que concentramos en un lateral, creando terrazas con traviesas de tren, sirviéndonos Ésta como pantalla de la casa vecina. Además ubicamos árboles y arbustos mediterráneos recortados con el arte topiario, como los antiguos, haciendo un guiño a los antiguos griegos y sus  “bosques sagrados”.

 

Las plantas que usamos juegan con tonos glaucos, como teucrium fruticans, olea sylvestris, ficus carica, cupresus…. Así creamos un microescenario, que cumple triple objetivo: disimular y contener desnivel, crear privacidad, y embellecer esta zona del jardín, gracias a esas masas arbustivas y las esculturas que realizamos, recortadas en chapa de hierro, y que hacen alusión a ese guiño al mundo helenístico: ninfas (En la mitología griega, una ninfa es una deidad menor femenina típicamente asociada a un lugar natural concreto, como puede ser un manantial, un arroyo, un monte, un mar o una arboleda ), y Fauno, ser mitológico caracterizado por su lascivia, que habitaba en los campos y selvas junto con las ninfas; se representa con figura humana de orejas puntiagudas, cuernos y patas de cabra.

 

En el fondo del jardín y centrado con respecto al porche principal vivienda, diseñamos un pequeño pabellón de estilo clásico, con múltiples usos. Ubicamos una fuente de pared, en eje con mirador vivienda, que está en alto, y en los laterales del mismo, aprovechamos para ubicar vestidor y baño en uno, y cuarto útiles jardinero, almacén, en otro. Flanqueando el mismo y de forma simétrica, dispusimos unos bancos de nuestro almacén, con hojas de acanto, muy del gusto de los antiguos romanos, y Cupressus sempervirens, que enaltecen el conjunto.

 

Lo que hace las veces de portería, cuando los niños juegan al futbol en este espacio, son unas letras antiguas de nuestro almacén, que montamos sobre peanas de hierro a modo de esculturas, que tanto nos gustan confeccionar, “el fin es el principio”, “el principio es el fin”, haciendo alusión a esa idea que tenemos, de que todos, como las hojas de los árboles, estamos en un proceso continuo de entrar y salir del escenario, que es VIVIR

 

En el otro pasillo lateral, más estrecho, creamos setos dobles para conferir privacidad y disimular desnivel existente con parcela vecina. Este nos conduce a zona delantera de la vivienda, donde diseñamos otra fuente de pared.

 

Aprovechamos azulejos antiguos y creamos nuevos espacios de disfrute, cercanos a la entrada de la casa. Hicimos banco de obra, valla treillage con ladrillos recuperados, en un guiño a las antiguas construcciones para secaderos de tabaco y enfoscamos con mortero de cal, que tanto nos gusta, y que da ese aspecto viejo y vivido que nos encanta. Nuestros macetones, de nuevo aparecen en esta zona del jardín, que por sus diseños, muchos inspirados en vasijas romanas, enfatizan en color con el conjunto. El árbol elegido para esta pequeña “ágora”, es otro mediterráneo, Ceratonia siliqua.

COMENTARIOS 0

LEAVE A REPLY

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.