Connect with us

Hi, what are you looking for?

KE Magazine Sotogrande

Alimentos

LA CASTAÑA, un superalimento

Con la llegada del otoño, la irrupción del frío y la caída de las hojas de los árboles, aparecen en las calles los puestos de castañas. Se trata de una tradición ampliamente extendida por todo el mundo que, por suerte, tiene por protagonista a un alimento saludable y no a un ultraprocesado. Porque además de reconfortar, las castañas constituyen un saludable ingrediente y tentempié gracias a sus hidratos de carbono complejos y a su riqueza nutritiva.

ENERGÍA DE CALIDAD
Aunque la castaña se considera un fruto seco, por su composición nutricional está más cerca de los cereales.

Sus abundantes hidratos de carbono son en su mayor parte almidones. Esto hace que las castañas posean un índice glucémico medio bajo (entre 26 y 65, según las tablas que se consulten). En otras palabras, aumentan el nivel de glucosa sanguíneo de forma lenta y sostenida, lo que resulta útil cuando se requiere un aporte de energía continuado, como suele ser habitual en niños y deportistas.

Esto también la hace interesante en dietas de control de peso, pues al tener un efecto saciante más duradero ayuda a evitar el picoteo entre horas. Además contiene inulina, una fibra de efecto prebiótico.

Las personas diabéticas pueden consumirlas moderadamente, pues además contienen un aminoácido, la arginina, que contribuye a que la insulina trabaje de manera más efectiva y mejora la circulación sanguínea.

RICA EN ANTIOXIDANTES
La castaña es rica en vitamina C antioxidante. Aunque la pérdida de esta vitamina al cocer o asar las castañas está entre el 30 y el 40%, 100 g aún aportan en torno al 25% de las necesidades diarias.

Además la acompañan pequeñas dosis de vitamina A, E, y compuestos fenólicos como el ácido gálico, el vaníllico, las procianidinas o las catequinas, también antioxidantes.

En cuanto a los minerales, destaca su aporte de manganeso –del que constituyen una fuente tan importante como el trigo o los cacahuetes–, así como de cobre y potasio.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *