Connect with us

Hi, what are you looking for?

KE Magazine Sotogrande

Personajes

MACARENA GÓMEZ

Aunque el papel que más ha popularizado el rostro de Macarena Gómez sea el de Lola Trujillo en la serie “La que se avecina”, la realidad es que si algo acumula esta cordobesa con sangre leonesa es trabajo y experiencia en cine, televisión, cortometrajes, videoclips, teatro y publicidad.

Tras una voz dulce, que parece tornarse ingenua, se esconde una actriz con un profundo conocimiento de su juego ante las cámaras y sobre los escenarios, que le ha permitido la formación, el trabajo y el esfuerzo incesante. Hoy por hoy, afincada felizmente con su marido y su hijo en tierras catalanas, la actriz se centra en levantar sus propios proyectos de producción y continúa multiactiva en una profesión que le permite seguir disfrutando y aprendiendo.

¿Qué tiene Macarena Gómez de cordobesa y qué de leonesa o catalana?
Yo soy cordobesa de nacimiento y de espíritu. Corre sangre leonesa por mis venas y soy una enamorada literalmente de un catalán y de la tierra catalana. Son dos provincias y una comunidad a las cuales amo muchísimo.

Si para ti ser actriz es como un juego, ¿cómo te gusta jugar la partida? ¿Cuáles son tus mejores técnicas de juego?
Para mí interpretar es un juego, porque gracias a Dios me divierto haciéndolo. También porque me da muchas satisfacciones. No me gusta hacer trampas. He llevado mi carrera profesional durante veinte años sin pisar a nadie, estoy donde estoy gracias a mi esfuerzo. Como si estuviera jugando al parchís, casilla por casilla sin comerme a nadie. Mi mejor técnica es trabajar mucho, porque mientras más trabajo más aprendo. Y conforme más aprendo, más tácticas adquiero y mejor sé interpretar.

En qué te ha beneficiado para tu trabajo como actriz tu pasado como bailarina clásica?
Me ha beneficiado porque el hecho de subirme a un escenario, enfrentarme a un público y bailar, me ha dado muchísima seguridad cuando luego estoy en el teatro o cuando tengo que enfrentarme a la cámara de cine o televisión. Por otro lado, me ha permitido tener un conocimiento de mi cuerpo muy grande y eso lo utilizo mucho a la hora de componer personajes.

Teniendo padres médicos, ¿cómo llegó la decisión de querer ser actriz?
Yo he tenido la suerte de que mis padres desde muy chiquitita me han inculcado el amor por el arte. A los 4 años me apuntaron a ballet, me llevaban a ver mucho teatro, al cine, a museos… Yo era muy buena estudiante y muy responsable. Y a los 14 años, cuando les dije que quería ser actriz mis padres estaban encantados, me apoyaron y me llevaron a estudiar a las mejores escuelas. Me dijeron que si no me iba bien, tenía capacidad para estudiar otra carrera. Pero a la vista está que me ha ido muy bien y mis padres se sienten muy orgullosos de mí.

¿Qué es lo más valioso que te han enseñado tus padres?
Mis padres desde muy chiquitita siempre me dijeron: querer es poder. Todo lo que quieras conseguir en la vida, a base de esfuerzo y de trabajo lo conseguirás. Y creo que lo he conseguido.

Ahora como madre, ¿cuáles son los valores que te gusta inculcar a tu hijo?
Aún es muy pequeño y le enseño los valores que creo se le deben inculcar a un niño: compañerismo, solidaridad, respeto, tolerancia… Pero lo que sí me gusta mucho es explotar su lado creativo, he descubierto que desde muy pequeñito es una persona muy creativa e imaginativa.

¿Qué personaje ha sido el mayor reto hasta el momento?
Los dos personajes más difíciles para mí, que han supuesto un reto han sido Tana, en la película Del lado del verano, de Antonia San Juan, porque era un personaje muy introvertido, que no expresaba sus sentimientos y eso está muy alejado de mí. Tuve que hacer un gran ejercicio de contención. Y el otro en Pieles, porque no podía ver los ojos de mi compañera actriz. Sentía que no era capaz de reaccionar. Yo soy una actriz que trabaja mucho a través de la mirada y el no poder usarla para transmitir pensamientos o emociones… y, al mismo tiempo, no poder ver la mirada de mi compañera, hizo que me sintiera un poco perdida durante el rodaje. Sin embargo luego el resultado me gustó mucho.

¿Cuál sería el papel de tu vida?
El de ser madre. Creo que es el papel más difícil de interpretar.

Además de poder seguir viéndote como Lola Trujillo en La que se avecina, ¿en qué proyectos podremos verte próximamente?
Voy a estrenar el próximo 24 de julio una película que he coproducido, que se llama Amor en polvo. Tengo muchas películas que desgraciadamente se hacen con bajo presupuesto y están guardadas en un cajón y no sabemos cuándo van a salir a la luz. Una de ellas se llama 75 días y otra, Las pesadillas de Alberto Soto. También tengo algunos doblajes, entre ellos una peli de animación. Aunque más que nada ahora estoy muy involucrada en la producción, estoy intentando levantar mis propios proyectos: una serie de televisión, una película y cortometrajes.

Texto Reyes Seijas

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *