Connect with us

Hi, what are you looking for?

KE Magazine Sotogrande

Personajes

Pedro Cavadas

Sus más de mil cirugías reconstructivas al año han devuelto la calidad de vida a miles de personas. La brillantez de Pedro Cavadas traspasa continentes y abarca desde su categoría humana hasta su impecable trayectoria profesional. Aunque ha sido popularizado como el doctor milagro, sus intenciones nada tienen que ver con etiquetas imposibles. 

La dureza de lo visto le da sobrada licencia para reconocer que lo único que vale es el esfuerzo, la honestidad y el respeto. Valores que pretende dejar como herencia a sus hijas. Mientras tanto, seguirá cogiendo casos “imposibles” en España y África, que harán devolver a muchos la esperanza en el ser humano y la medicina.

¿Los milagros existen? No. No hay nadie al cuidado del mundo. Es muy cómodo creerlo porque te exime de responsabilidad, pero nada de lo que he visto y vivido en mis 54 años sugiere que así sea. Hay felices coincidencias, al igual que hay crudelísimas aleatoriedades que si te pillan por medio se te llevan. La vida es una lluvia aleatoria de hostias (con perdón). Que te caigan encima o no es sólo cuestión de mala o buena suerte. No hay premio para los buenos y castigo para los malos. Conviene creer que lo hay para hacer vivible la vida, pero por desgracia no es así.

¿Cuál es la mejor decisión que ha tomado en su vida? Ir a China a por mis dos hijas.

¿Es una persona de metas? No. Torear el día a día ya es bastante complejo. Las metas pertenecen al mundo de la lírica, el deporte, el psiquiatra de Mr Guinness y sus records o la oratoria vacua e intencionada del político en campaña.

Con lo que ha visto y vivido, ¿qué es lo más valioso del ser humano? La inmensa mayoría de los seres humanos, la mayoría del tiempo y en la mayoría de las circunstancias somos monos (maquillados) mentirosos, egoístas, tramposos, ambiciosos, vanidosos y agresivos. Sólo muy poca gente, en pocas ocasiones, hace cosas dignas y se cuentan con los dedos de la mano aquellos que las hacen a diario. ¿Valioso? Nuestra enorme capacidad de autocomplacencia y su ceguera selectiva. Prodigiosas.

Además del conocimiento y la experiencia, ¿podría decirse que la empatía con el paciente es requisito indispensable de la buena praxis en medicina? La diferencia entre la veterinaria humana y la medicina es precisamente eso, ponerte en la piel por un momento del homo sapiens sufriente que tienes delante.

¿Se aprende a desconectar? No lo sé, se me da mal.

¿Cuántos años hace que comenzó a viajar a África? ¿Cómo le ha cambiado la vida? Empecé en 2004, en Kenia. Desde 2014 cambié a Tanzania por motivos de seguridad en el norte de Kenia (te disparan con facilidad).
Conocer de verdad cómo vive la humanidad de las zonas duras del planeta te hace reordenar qué es importante y qué son capulladas de occidental saciado. El ser humano necesita muy poco para llevar una vida digna. El acceso a comida y agua, que no te disparen mucho y que si te pones malito te atiendan razonablemente. Lo demás es lujo, aunque te intenten convencer de lo contrario (a cambio de tu dinero, claro).

¿Cuántas veces viaja al año con la fundación? Para que nos hagamos una idea, ¿podría resumir brevemente cómo son sus temporadas allí? Dos viajes de trabajo quirúrgico (dos semanas cada uno), dos viajes rápidos para ver los pacientes 6 semanas después y algún que otro viaje más. Los viajes de trabajo son maratones quirúrgicos en un quirófano de campaña que montamos en un dispensario en una zona remota del norte de Tanzania, sin electricidad ni agua corriente (generadores de gasolina y agua del río). Trabajo textual de sol a sol ininterrumpido no apto para espectadores sensibles.

¿Alguna vez le ha temblado el pulso fuera de quirófano? No creo. Las decisiones las tomas en base a la información de mejor calidad disponible en ese momento y teniendo muy claro a quién debe beneficiarle. Si el resultado de una decisión tomada así no es el deseado, lo siento, pero no tengo control sobre la aleatoriedad del mundo real.

¿En qué cree Pedro Cavadas? Sólo en el valor del esfuerzo como única moneda de cambio, el valor de la honestidad vital y profesional, del respeto a los otros homo sapiens y de la verdad. Lo demás, con el debido respeto, son cuentos.

¿Le pide algo a la vida? Bienestar razonable para mis hijas. El resto me da igual. Soy prescindible como cualquier mono.

¿Qué legado desea dejarles a sus hijas? Sólo ejemplo. Que aprendan el valor del esfuerzo, el respeto a los demás y la verdad como única línea válida entre dos puntos. Y que recuerden que las quise incondicionalmente y, con diferencia, más que a nada ni nadie. Si soy capaz de dejar eso, doy por bien vivido mi tiempo.

Texto: Reyes Seijas

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes ver

Ocio

Es un lugar de culto a la mayor fuente de vida del planeta, los mares y océanos y sus ecosistemas. El Oceanogràfic de Valencia...

Gastronomía

Mencionar su nombre ya nos sugiere un producto con un intenso sabor característico y una extensa tradición. Al bacalao se le atribuyen numerosas propiedades...

Destinos

¿Habrá avatares paisajísticos más perfectos que los de la madre tierra dentro de su evolución natural? Uno de esos proyectos insuperables son las Islas...

Destinos

Durante las últimas horas no hemos superado la media de los 5 kilómetros hora. Nos encontramos en la región del  Kunene  al noroeste de...