Connect with us

Hi, what are you looking for?

KE Magazine Sotogrande

Paisajismo

UNA DISCRETA INTERVENCIÓN

Cuando nos pidieron colaboración para intervención y nuevo uso en esta vivienda situada en C/ Isabel la Católica, nos insistieron en que era importante no realizar modificaciones en la arquitectura original de la casa. Tan solo encalamos y pintamos la carpintería metálica en color verde devon. Pero sí pudimos realizar algunos cambios en la zona exterior, con el fin de organizar y crear distintos jardines en estos espacios.

Creamos un muro exterior para conferir mayor intimidad y trazamos una serie de jardines formales interconectados unos con otros.

En el primero, que coincide con la puerta de entrada, ubicamos una fuente baja que hace de bienvenida al lugar, cipreses que contrastan y rompen la arquitectura existente, macetones de nuestro almacén con bolas recortadas al modo de los antiguos impluvios romanos. Para el suelo, optamos por una piedra caliza en color glauco. Esta zona hace de distribución a los jardines formales que creamos a izquierda y derecha.

A la izquierda trazamos un jardín de crucería a base de parterres con seto recortado de Myrtus communis “Tarentina”, en el interior plantamos cítricos de la variedad Kumquat y Limequat al modo de los antiguos huertos nazaríes.

Para el suelo optamos, en alusión con los jardines del Generalife, por enchinado lavado combinado con ladrillo tosco colocado a sardinel. Estos marcan los ejes, y las palmeras de la especie Phoenix dactylifera hacen de centro de los mismos, que acentúan este aire tradicional que pretendíamos para esta zona del jardín.

Abrimos una cancela en el muro, que invita al acceso al jardín trasero, con el fin de interconectar ambas zonas y de darle sentido a todos los ejes.

Igualmente, desde la entrada a la derecha podemos acceder, mediante arcadas formadas con estructura de mallazo de hierro y plantaciones de Viburnum lucidum a otro jardín formal a base de parterres homogeneos de Pittosporum tobira “Nana” y que conectan con el porche de los niños. Enfrente de esta, colocamos una antigua bañera flanqueada por dos Laurus Nobilis recortados en pirámide, que acentúan el aire de jardín formal renacentista que pretendíamos para esta zona.

Con el fin de diferenciar los espacios, optamos para el pavimento por adoquines de granito, que por otro lado conectan por el color con el suelo jardín-entrada. De esta manera, creamos desde la fachada exterior 3 posibles accesos al jardín trasero.

En la zona trasera desmontamos el antiguo seto existente que estaba muy deformado, irregular y envejecido, y los sustituimos por otro más compacto, denso y homogéneo de Eugenia myrtifolia.

Eliminamos obstáculos y elementos que pudiera dificultar el disfrute de la pradera, con el fin de que los hijos de los propietarios (grandes deportistas) pudieran gozar más libremente de dicho espacio.

Mantuvimos el grupo de Phoenix canariensis y plantamos un enorme ejemplar de Ceratonia siliqua (Algarrobo), que colocamos cerca de la casa de invitados, con el fin de compensar con su enorme masa verde la construcción arquitectónica.

Diseñamos una pérgola sencilla en hierro, con emparrado para dicho anexo de la casa principal. Contamos con el equipo de Costa Verde para las plantaciones, con German Pecino para la obra civil y con su hermano Rubén, que participó en la iluminación de los distintos jardines creados.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *