Connect with us

Hi, what are you looking for?

KE Magazine Sotogrande

Destinos

Valencia, ciudad del diseño

Pensar en una ciudad que englobe la riqueza cultural, monumental, paisajística, social y tradicional de España, lleva las miradas directamente a Valencia. Tierra de luz a orillas del río Turia en la costa levantina. Una ciudad cuyo espíritu dinámico y evolución económica, turística y cultural, la han conducido a ser una de las diez urbes más visitadas de España.

El tesoro de Valencia habita en sus calles, en el carácter de sus habitantes, en la perdurabilidad de sus tradiciones, en el mantenimiento de su herencia monumental e histórica, en su gastronomía, en el buen aprovechamiento de su enclave natural, en su clima y, aún más si cabe, en un progreso global que repercute especialmente en el sector cultural y turístico y con ello, en su economía.

Los datos oficiales avalan una evidencia de los últimos años: Valencia se ha convertido en un destino más internacional cada año, posicionándose como región europea cosmopolita y sostenible. La tendencia radica en que ya no es solo un destino turístico de verano, sino también de invierno.

Además otro hito le hace estar de enhorabuena. Valencia será la primera ciudad en la historia de España que se convertirá en capital mundial del diseño en 2022. La candidatura ha sido elegida por la Organización de Diseño Internacional, World Design Organization, en una iniciativa bienal. La rigurosidad, el esfuerzo y la constancia en un trabajo de candidatura impecable han hecho que el Proyecto de la Associacó València Capital del Disseny haya sido elegido por un jurado formado por arquitectos, interioristas, empresarios y diseñadores. Con el lema “El diseño mediterráneo de Valencia. Diseño para el cambio, diseño para los sentidos” y un programa de eventos que abarcarán todas las actividades del diseño arquitectónico, industrial, de servicios, de espacios, de interfaces…se pretende destacar la labor social del diseño, promover su actividad y realzar el valor del sector creativo valenciano.

La que fuera fundada por los romanos y más tarde ocupada por los musulmanes, que dieron lugar a su lengua, religión y costumbres, es hoy la tercera ciudad más poblada de España. Y una de las cuenta con mayor afluencia de turismo nacional e internacional del país, gracias en gran medida a su patrimonio histórico y monumental y sus múltiples espacios escénicos y culturales.

Pero descubramos poco a poco esas verdades que elevan a Valencia a esa categoría tan merecida como real. Visitar esta urbe con más de 2.000 años significa encontrarse con su historia contada a través de sus monumentos y edificios emblemáticos, nutrirse culturalmente recorriendo sus museos, palpar la actividad de sus calles disfrutando del sol en una terraza, oxigenarse en sus espacios verdes o refrescarse en verano en sus largas playas. Pero qué podría ser imprescindible para entender que has conocido lo mejor de Valencia. Si nos situamos en el centro histórico y queremos descubrir su patrimonio artístico, lo ideal es ver el Santo Cáliz en la Catedral, la Lonja de la Seda, el Mercado Central, el antiguo foro romano en el Museo de l’Almoia o una inigualable estampa del horizonte urbano desde lo más alto en el Miguelete o las Torres de Serrano.

La historia y las tradiciones salpican toda la ciudad, entremezclándose lo añejo con lo vanguardista. Y haciendo que cualquier visita que se precie, según en qué época del año, pueda estar acompañada con el disfrute de sus costumbres o especialidades gastronómicas.

En Valencia aguardan más de 30 museos, entre los que poder elegir para cualquier edad o interés cultural. Y entre las visitas imprescindibles están la de las Ciudad de las Artes y las Ciencias, Bioparc y la de los Jardines del Turia, que atraviesan la ciudad con el Parque de Cabecera. Un oxigenante paseo por más de ocho kilómetros de jardines. De gran interés también resulta el Oceanofráfico, la Lonja de la Seda, el barrio del Carmen y sus palacios o el Parque Natural de la Albufera.

Aunque si de lo que tenemos ganas es de saborear la rica gastronomía valenciana, al tiempo que descubrimos otros de los tantos puntos de interés. Lo que podemos hacer es recorrer las calles del Centro Histórico, paseando por la Plaza de la Virgen y su conjunto catedralicio, el Mercado Central o el Mercado de Colón y Ruzafa. Mientras, podemos ir haciendo pausas en los diversos establecimientos hosteleros y saborear la mundialmente conocida paella, la típica horchata valenciana o los buñuelos con chocolate.

Ahora toca respirar sal y saborear aires levantinos dirigiéndonos a la Marina de Valencia y sus playas. A un paso del centro nos topamos con más de nueve kilómetros de playas de fina arena, entre las que se encuentran las urbanas de El Cabañal y la Malvarrosa. En la zona norte, la playa de la Patacona y al sur, las playas de Pinedo, la Devesa y El Saler, en el Parque Natural de la Albufera.

Y no nos podemos ir de Valencia sin vivir a pie de calle alguna de sus tradiciones, que la convierten, aún más si cabe, en una ciudad emblemática, atractiva y leal a sus costumbres con más solera. Los valencianos han sabido conservar fiestas que hoy ya son milenarias, pero que están integradas al cien por cien con el carácter del presente. La pluralidad y la popularidad de sus festividades les han servido para mantener la fama desde los siglos XV y XVI. Hablamos de fiestas tanto religiosas como profanas, donde el ingenio, la música, el fuego y la pólvora se unen en pro del disfrute de foráneos y turistas. Entre ellas, destacan las Fallas, la Semana Santa Marinera, la Virgen de los Desamparados, el Corpus Christi, la Feria de Julio y el 9 de octubre. Todas ellas, festividades que se suceden a lo largo del año y que acompañadas de las cálidas temperaturas, la riqueza gastronómica y la espectacularidad de los festejos hacen que quien las viva, lo hago de manera plena y consciente para sentir esa eclosión social que se desencadena a pie de calle.

Valencia es Mediterráneo, historia que contar, complejos de edificios vanguardistas para salvaguardar la riqueza natural y potenciar la evolución cultural. También es  calidez, sabores referenciales y dinamismo social. Valencia es destino nacional e internacional y, ahora más que nunca, es diseño con mayúsculas, para tender la mano a la continuidad y puesta en valor del sector creativo en su más amplio espectro.

Texto: Reyes Seijas
Imágenes: shutterstock.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes ver

Ocio

Es un lugar de culto a la mayor fuente de vida del planeta, los mares y océanos y sus ecosistemas. El Oceanogràfic de Valencia...

Gastronomía

Mencionar su nombre ya nos sugiere un producto con un intenso sabor característico y una extensa tradición. Al bacalao se le atribuyen numerosas propiedades...

Destinos

¿Habrá avatares paisajísticos más perfectos que los de la madre tierra dentro de su evolución natural? Uno de esos proyectos insuperables son las Islas...

Destinos

Durante las últimas horas no hemos superado la media de los 5 kilómetros hora. Nos encontramos en la región del  Kunene  al noroeste de...